jueves, 11 de octubre de 2007

Trasnoche

Recuerdo cuando salí de 4to medio y comenze a carretear en serio. Ese verano fue realmente producente en mi carrera de trasnochador. Sin exagerar, habia semanas en las que podiamos quedarnos 6 de los 7 dias conversando hasta las 6 de la madrugada, y al otro día levantarnos como si nada hubiera pasado, para seguir la vida cotidiana. Por esos días también adquirí la práctica de quedarme los sabados despierto, hasta las 9 de la mañana del domingo, solo para llegar puntual a cantar a misa, ya que, entre dormir poco, y no dormir, prefería no dormir.

Una vez que entré a la Universidad la cosa no cambió demasiado. Por supuesto, salia menos los fin de semana, pero cuando lo hacía, acostumbraba no dormir nada. Los tarreos eran algo sencillo de enfrentar, incluído aquel que duro 3 dias seguidos. De los estudios ni hablar, era común juntarse una o dos veces por semana a estudiar en la casa de algún compañero. La rutina, siempre similar: estudio hasta las 3, y luego conversa hasta las 6. Uno de los grandes hitos, fué a fines de segundo año (tercero en la U) cuando nos fuimos a vivir 2 semanas todos juntos, PC incluidos, para terminar el semestre.

Pero los años pasan. Supongo que el quiebre fué el pasar por electrodinámica. Eso si que era trasnochar. De tres a cinco dias a la semana durmiendo literalmente un par de horas. Y no por un par de semanas, por un semestre completo. Si le sumamos que las últimas tres semanas del semestre hice clases en un colegio, y tenia que estar en pié a las 7 de la mañana, ya pueden sacar cuentas. Tanto así que el segundo semestre, cuando volví a hacer clases, dormia 4 horas diarias y estaba renovado para seguir al otro día.

No es muy dificil imaginar a que va esto. Hoy por hoy ya odio el trasnoche. Está bien, una junta con los amigos puede ameritar dormir poco, pero ya no es aceptable no dormir. Hacer una tarea de noche se ha vuelto un verdadero problema, un reto a la voluntad. Definitivamente el cuerpo le pasa la cuenta a uno por los excesos, y es claro que en trasnochar me exedido. Tengo claro que no soy el único que vive esto, pero anoche, cuando empeze a escribir, estaba tan tenso, que el tema fué lo primero que se me vino a la mente. Por supuesto, no pude terminarlo en el momento, pero ya está. Ahora, intentare descansar un poco, que con 2 horas de sueño en el cuerpo, este no responde muy bien. Saludos

3 comentarios:

Jorval dijo...

Estimado Víctor, parece que el trasnochar es una etapa común de la juventud. Personalmente entre los 20 y los 30 trasnochaba cada vez que podía. Todo terminó abruptamente cuando me casé.Saludos.

Cristian dijo...

Lo peor de muchos trasnoches "academicos" es que lo unico que quieres es, por favor, dormir, y a veces simplemente no puedes porque hay que terminar la tarea!!

Yo ahora sufro un poco de lo mismo, solo que, despues de electrodinamica, mi cuerpo se boto a huelga de sue~no.

Emilio dijo...

Wolas!
Primera vez que entro a tu blog, esta bastante interesante.
Pasando al tema en cuestion, todavia me acuerdo tambien de nuestros interminables trasnoches en la casa del Nacho jajaja. La verdad esque yo ya me he acostumbrado a acostarme tarde, pero por suerte, por ahora no tengo mayores razones para levantarme temprano, asi que no lo hago. Algunas veces me siento algo culpable de "perder" la mañana asi, pero despues pienso que mientras pueda, tengo que aprovechar este tiempo "extra" de descanso que estoy teniendo. Saludos